11

Historia de Ricky (Riki-Oh) (1991)

Historia de Ricky (Riki-Oh) (1991) Tít. orig.: Lik Wong Dir.: Ngai Kai Lam Gui.: Ngai Lam (basado en el manga de Tetsuya Saruwatari y Masahiko Takajo) Int.: Siu-Wong Fan, Mei Sheng Fan, Ka-Kui Ho, Dur.: 91 min.

Historia de Ricky o Riki-Oh, a secas, es una de mis películas favoritas, una película que me parece buenísima, divertidísima, súper entretenida y tremendamente impactante.

Riki-Oh es una mezcla de artes marciales, gore de este que da risa, comedia y efectos especiales a base de plastilina y látex. Está basada en un manga que se publicó entre 1983 y 1990 y, justo al año siguiente, nos llegó la adaptación al cine.

La película está ambientada en el año 2001, en una sociedad en la que las cárceles han sido privatizadas y se producen auténticas salvajadas. Riki ingresa en una de estas cárceles acusado de homicidio y pronto se dedicará a poner orden ante las injusticias que allí se cometen.

Ahora que ya sabéis de qué va esto de manera oficial, os cuento de qué va realmente. Esto es un delirio kung-fu/gore, donde cada escena es más brutal que la anterior. La peli es tan burra, es tal el nivel de violencia y gore, que hay momentos en los que ni te crees lo que estás viendo, no porque la peli sea inverosímil, es que no te crees que alguien haya tenido los cojones de rodar algo así.

Tras la primera escena brutal del film en el que Riki se carga a un gordo al que atraviesa de un puñetazo y a uno que le ataca con un pincho, yo me quedé alucinado porque pensé que si metían una escena tan potente a los 5 minutos no nos iba a quedar luego nada. Error, porque cada escena que sigue, aunque parezca imposible, es aún más burra si cabe que la anterior. Y al final te pasas toda la película preguntándote: «¿Cómo van a superar esto? Es imposible». Y a continuación, lo superan.

Las escenas memorables se suceden una tras otra, aunque no quiero desvelar nada, pero especialmente destaco, aparte de la escena ya mencionada, el entrenamiento partiendo lápidas en el cementerio (WTF!) y el delirio final que incluye gente explotando, picadoras de carne industriales, miembros amputados y monstruos gigantes hechos con plastilina. ¡Hay tanta sangre en esta escena que el protagonista tardó tres días en limpiarse!

De verdad, si no os he convencido con esto es que no sois dignos de esta peli. En cualquier caso, deberíais dejar lo que estéis haciendo y buscarla ahora mismo; la compráis, la descargáis, lo que sea, pero conocerla y no verla debería ser delito.

11 comentarios:

  1. ¡¡Hostia, esta película es una auténtica maravilla!!

    Siempre que hablo de pelis cutres/casposas que molan mucho, acabo mencionándola, jeje.

    Madre mía, si es que, como bien has dicho, es divertidísima. Me encanta la escena final, con ese tío que parece que no tiene ni media hostia y se convierte en un supermonstruo que... Una peli de obligado visionado, sí señor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que dentro de la caspa es de las mejores. El alcaide, efectivamente, parece que no tiene media hostia y, de repente, le da el chungo ese y la cosa cambia, je je. A mí las escenas que más me gustan son la del entrenamiento con las lápidas y cuando le atraviesa la mano con el pincho y le rompe todos los dedos. XD Y también cuando se arregla los tendones del brazo haciendo un nudo. Obligado visionado, sin duda.

      Eliminar
  2. ¡Toma ya! ¡Reivindicando una frikez de calité! Durante una buena temporada era de aquellas películas que siempre recomendaba cuando alguien quiere ver algo más que gente dándose tortazos.


    Me alegro de que sea una de tus favoritas, eso dice mucho a tu favor jajaja

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, dice mucho a mi favor, ;D La primera vez que la vi, en cuanto terminó la puse otra vez. Una peli tiene que ser muy buena para hacer eso.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Me encantó esta peli, me divertí mucho viéndola. Lo más sorprendente para mí es que los japoneses se toman en serio estas pelis (de ahí que Kill Bill Tarantino la estrenara en Japón como una sola película y sin usar el blanco y negro en la matanza del restaurante). Son todo un género y existe una calificación especial para estas películas: Categoría III. A la que pertenecen otros delirios como Tokyo Gore Police, Entrails of a virgin, y demás maravillas del cine nipón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La categoría III, tanto en Japón como en Hong Kong, está plagada de grandes y excesivas obras.

      Tokyo Gore Police, próximamente en este blog.

      Eliminar
    2. La chica que sale sin piernas, con escopetas en lugar de piernas o algo así, me dio mucha cosica, pero a pesar de todo me flipó Tokyo Gore Police. Lástima que no hay muchos extras en el DVD para ver cómo lo justifican todo estos desalmados.

      Eliminar
    3. Siempre me han encantado producciones de ese tipo. En ellas, TODO es posible. La sorpresa está asegurada, jaja.

      Eliminar
    4. Raül, ahora mismo no recuerdo ninguna con escopetas. Creo que te refieres a la que no tiene brazos ni piernas y la tienen como un perro y luego le ponen katanas y al final, en los créditos, se ve que le han puesto metralletas. Si es esa, también es la que más me impresionó a mí.
      ¿Justificación? Ja, ja. Como si les hiciera falta.

      Roy, es que estas películas tienen un no sé qué que engancha fácil. También depende de cada uno, mi padre no las aguanta.

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails