15

Mad Max, salvajes de la autopista (1979)

Pantalla en negro. Suena un disparo y comienza una música propia de una película de terror. La primera imagen que vemos es del centro neurálgico de la Main Force Patrol. Tras un letrero que reza «Halls of Justice» se esconde el último reducto de algo que tal vez un día se pudo llamar Justicia. Esto da paso a un cartel que indica el «camino a la anarquía» y a un hombre que observa a una pareja a través de la mira de un rifle. ¿Es un policía? Lo es. Liebre llamando a Bailarín. […] Tenemos un asesino de policías. ¿Otro? No te has dado cuenta y ya estás atrapado; atrapado por esa sensación de que algo no va bien.

Así comienza Mad Max, un clásico que dirigió George Miller en 1979 y que, contrariamente a lo que muchos piensan, no es una película post-apocalíptica, sino una película pre-apocalíptica, una distopía marcada por la escasez de petróleo y el incremento de criminalidad que esto provoca y que está arrastrando a las autoridades a la senda del fascismo que acabará inexorablemente con su destrucción. Claramente influida por la crisis del petróleo del 73 y por lo que podríamos denominar El Desmedido Amor De Los Australianos Por Los Coches (EDADLAPLC) —no hay que olvidar que Miller trabajaba en un hospital y había visto en multitud de ocasiones las terribles consecuencias de EDADLAPLC—, Mad Max es una película de una violencia brutal y horrible, más brutal y horrible aun si cabe porque el bajísimo presupuesto no permitió mostrar las escenas más crudas, sino sólo sugerirlas. Y sugerir siempre es peor que mostrar. Sirva de ejemplo una de las escenas que más me impresionan, aquella en la que Mel Gibson entra en la Unidad de Quemados a ver al Ganso. Nosotros no lo vemos, sólo vemos la cara de HORROR de Max y escuchamos la frase «Esa cosa de ahí dentro… eso no es el Ganso». Y lo que imaginamos es espeluznante.

Llegados a este punto, Max Rockatansky reconoce que está asustado, pero no porque tenga miedo de las bandas, sino porque teme estar convirtiéndose en uno de ellos. «…todo me parece un circo. Empiezo a disfrutar. […] Si sigo voy a acabar como cualquiera de ellos: loco perdido.» Este me parece el punto clave de la película. Mad Max es venganza pura y dura. La banda del Cortaúñas (Toecutter) busca venganza por la muerte del Jinete Nocturno (Nightrider) y posteriormente será Max —que todavía no es «El loco Max»— el que busque su propia venganza. Y el punto clave es el achicharramiento del Ganso. Antes de eso, el mundo sólo parecía un poco más cerca del abismo, ahora se va definitivamente por el sumidero. Y todo parece un circo.

Max intenta volver a una vida anterior tomándose unas vacaciones con su familia, pero los sucesos posteriores convertirán definitivamente a Max en «El loco Max», un hombre sin nada que perder, y romperán definitivamente esa fina línea que todavía le unía con los restos de la civilización. Ya no es un agente de la MFP, es sólo otro hombre que recorre las polvorientas carreteras en busca de venganza y gasolina. Es un guerrero de la carretera.

Con apenas 350.000$ de inversión Mad Max fue un tremendo éxito en Australia, donde se convirtió en la película más taquillera del año. A nivel internacional obtuvo también buenos resultados a pesar de que a muchos países llegó censurada, como fue el caso del Reino Unido. En el único sitio en el que fracasó estrepitosamente fue en Estados Unidos, donde se decidió doblar la película a un inglés más neutro a los gustos yanquis, sin extrañas expresiones «aussies», y entre eso y una mala distribución, pasó sin pena ni gloria.

Lo que más me gusta de Mad Max es que es una persecución de principio a fin. Siempre hay alguien persiguiendo a alguien, es puro ritmo. Y los diálogos siempre al servicio de la imagen. Sin embargo, creo que el éxito de Mad Max (también de Mad Max 2) no se debió sólo al endiablado ritmo o a su molona estética punk o a su arrebatadora banda sonora, sino a esa escena inicial. Algo tan simple como inocular la sensación de que algo no va bien, de que esto podría pasar, de que quizás, está pasando ahora mismo en algún sitio; es decir, que no ves la película sino que la vives. Creo que el éxito de Mad Max se cimenta en eso y también en algo más atávico, algo que saca nuestros instintos más primitivos, algo que nos hace querer estar en el mundo de Mad Max aunque sólo sea por dos horas, vivir sin reglas, dar caza al Jinete Nocturno, acabar con el Cortaúñas y notar el olor de la gasolina mientras pisas a fondo el acelerador del último V8 Interceptor.

15 comentarios:

  1. Eii Einer! Mad Max fue el vehículo hacia al estrellato del amigo Mel Gibson que quien me conoce sabe que para mí es como un semidios xD. La has clavado con el sólo sugerir de sus escenas como cuando sucede lo de la familia de Max o cuando secuestran a la pareja que al menos en la versión que yo vi se intuía pero no aparecía nada explícito. Recuerdo el final cuando Max aconseja a Johnny la mejor opción de escaparse, final épico. Aún así reconozco que la mejor de las tres (para mí) es la segunda; Hummungus era guay y la escena del boomerang es cojonuda. Si sigues la saga en tus posts ahí me tendrás y si no también. Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la única versión que hay, jaja. Y, efectivamente, no se ven más que las consecuencias, pero no los actos en sí.

      Yo tengo mis dudas sobre cuál me gusta más, si la 1 o la 2. La 2 es impresionante, pero es que a mí la 1 me gusta mucho.

      Seguiré la saga y Humungus vendrá a visitarnos.

      Eliminar
  2. Me gusta esta película y precisamente esa preapocalipsis en la que se mueve. Buen post, amigo Einer. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un ambiente muy logrado en el que ves cómo se está yendo todo a la mierda.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Desde luego, la saga Mad Max es una maravilla de principio a fin (incluso me hace gracia la 3), por las razones que indicas. Mi favorita es la 2, cuando todo ya se ha ido al infierno. Tengo unas ganas locas de ver la nueva, Road Fury, ya que todo indica que será un peliculón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé decirte si prefiero la 1 a la 2. A la gente parece que le gusta más la 2, pero a mí la 1 me tira mucho. La 3 también me gusta, no del mismo modo, pero me gusta.

      Yo también tengo ganas de ver Fury Road. Ojalá y salga algo grandioso.

      Eliminar
  4. Me encanta la banda de "locazas" del Cortaúñas, Bubba Zanneti merecía mas desarrollo, es un personaje que prometía pero luego....no pasa nada con el!!!!
    Aaaaay Einer si lo único que le pido a una tia es que le guste Mad Max y no hay manera....esto de ser hijo de la Guerra Fría....vaya trauma....SOY EL JINETE NOCTURNO Y NO PIENSO VOLVER...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son unas locazas, ciertamente. El Cortaúñas lleva rímel y mechas, como mi madre, jajaja y Zanetti es la polla. Merecía un poquito más de desarrollo, es verdad.

      Mucho pides tú.

      ¡Soy un tanque de gasolina suicida, soy el Jinete Nocturno que no volverá!

      Eliminar
  5. Esta era (o es o sigue siendo, no sé) la película favorita de mi padre, la tenía grabada en vhs de la tele... a mí me aterraba, no la soportaba, es que cuando eres niño todo te impresiona mas, imagino que por la violencia y la estética sucia. Y ya de mayor no me he atrevido a volver a verla, manías supongo.
    El último párrafo que has escrito me ha encantado, es pura literatura, vivir sin reglas, ir a la caza del malo y correr a toda pastilla embriagado por el olor de la gasolina.
    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dile a tu señor padre de mi parte que es un hombre con buen gusto, jaja.

      Me ha llegado al corazón que te haya gustado tanto el último párrafo.

      Eliminar
  6. Me da a mi que usted se ha agenciado el pack Blu Ray....como Humungus manda...jejejeje...
    A una tia también le pido que sea fan de Hokuto no Ken y Led Zeppelin...en otras palabras: me voy a morir solo en el ancianatorio con Jasper y "Hombre Topo" Hans.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, me ha pillado. Edición latita de gasolina. ;D

      Es usted demasiado exigente, pretenderá también que la moza esté buena e incluso que sepa cocinar, ¿no? Que a una muchacha le guste Led Zeppelin, entra dentro de lo posible. Que le guste Mad Max, lo veo ya más difícil, pero podría darse. Que gustándole Led Zeppelin y Mad Max (trilogía completa, no aceptamos menos) le guste además El puño de la estrella del Norte... ¿Está usted seguro que busca una compañera para el mañana o busca en realidad un colega de parranda?

      Dele un golpe de remo a Jasper de mi parte, él lo entenderá.

      Eliminar
  7. Con que me tolere y se deje ver en público conmigo me conformo. Y es que soy un chollo, tio mas preparado que yo para afrontar el Apocalipsis Nuclear que se avecina no lo encontrará ninguna por ahí.
    Supongo que encontrarás Mad Max más actual que nunca, solo con ver el "Palacio de la Justicia" uno aprecia que los recortes ya rondaban por ahí en 1979... y el tio vestido con el atuendo de practicar Kendo siempre me fascinó, que historia esconde?.
    Entre lo de Bubba Zannetti y ese pavo han creado dos personajes para spìn off!!!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mad Max ha estado de actualidad desde que se estrenó. Y tenemos un montón de guerras por petróleo para corroborarlo.

      En la saga de Mad Max hay muchos personajes de los que hubieran salido Spin offs interesantes.

      Yo también estoy preparado para un Apocalipsis Nuclear. Quien sabe, a lo mejor algún día nos enfrentamos en el páramo.

      Eliminar
  8. es cierto preapocaliptica, antes de una guera mundial, no despues. como con top secret, que es en la alemania oriental, no la alemania nazi. y es cierto, que sientes deseos de estar alli yu enfrentarte tu mismo a los pandilleros.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails