21

A hostias en el insti (Primera parte)

Existe todo un subgénero dentro del cine que es el de los institutos conflictivos con alumnos problemáticos y que a mí me mola un huevo. Algunas se centran en profesores cojonudos que conseguirán convertir a raperos en amantes de Shakespeare y que son las que menos me molan y otras optarán por reconocer la evidencia: Hay que liarse a hostias con los alumnos, o incluso los alumnos entre ellos, que eso también da mucho juego. Evidentemente estas son las que más me molan y sobra decir que cuanta más violencia, asesinatos e idas de olla tenga la película, mejor. Y, por supuesto, siempre estarán ambientadas en el instituto más conflictivo de EE.UU. o Japón o se tratará del grupo de hijosdeputa más hijosdeputa que ha tenido el insti nunca. Faltaría más.

Vamos a hacer un repaso por algunas de estas pelis:


Rebelión en las aulas (1967)

En este tipo de películas el profesor siempre va a parar a la peor clase del peor instituto del país de dos maneras: 1) es su primer día o 2) la ha cagado de tal manera en su anterior curro de profe que es enviado al peor destino posible. En esta además se junta que está protagonizada por Sidney Poitier, lo que implica el consabido conflicto racial. Como Poitier es negro nadie le contrata como ingeniero, que es lo que es, así sólo encuentra curro de profesor de despojos humanos. En este caso estamos ante una peli de las de profesor culto y de buenas maneras que conseguirá hacer ver a sus alumnos —los peores del insti, claro— que si estudian pueden aspirar a algo más que acabar de reponedores en el Lidl o con un bombo a los 16 siendo protagonista de algún programa de la MTV.

Supongo que en los 60 estos muchachitos ingleses debían parecer auténticos demonios pero hoy en día cualquier alumno de preescolar en España tiene grabadas más hostias en su móvil de última generación que una película de Chuck Norris así que resulta algo desfasada, aunque sigue siendo muy emotiva; ese final con la chica cantando y Poitier llorando emociona a cualquiera.


Curso 1984 (1981)

He aquí la gran película de institutos conflictivos. Dirige el mítico Mark Lester (el de Commando, con eso está dicho todo) y trata la historia del profesor de música Norris que llega a Lincoln High para hacer una suplencia. Y, ¿a que no sabéis qué? No ha dado clase nunca.

Si cuando llegas a un insti te encuentras con profesores que llevan pistolas en los maletines, policías por todas partes, un arco de seguridad en la entrada y en tu clase hay unos punkos con muchas ganas de tocar los cojones, ¿qué harías? Efectivamente, te quedas y les plantas cara, arriesgando tu propia vida, la de tu mujer embarazada y la de tus compis de profesión. ¿Por qué? Porque eres nuevo y te apellidas Norris.

La banda de punkos que domina el insti está liderada por Stegman, un tío que es un auténtico psicokiller, el típico guaperas que nunca se mancha las manos, sólo da órdenes, tiene a su madre engañada haciéndola creer que es un buen chico y tiene una inteligencia superior a la media. Ha montado una red de tráfico de drogas en el insti (base de toda economía estudiantil) y encima el cabrón conoce la ley y se aprovecha de ella llegándose a autolesionar en una escena cachondísima para meter en un marrón a Norris.

Como Norris no atiende a razones estos chavales irán haciéndole putadas cada vez más grandes llegando a violar entre todos a su mujer —esto nos la pela— o apuñalando a Michael J. Fox —esto sí que es pasarse de la raya—. En ese momento Andy Norris sufre una enajenación mental transitoria en la que se cree Chuck Norris —estabais esperando el chiste, ¿eh?— e irá eliminando a toda la banda hasta que quede sólo Stegman. Esta película es la rehostia y nos deja escenas tremendas como la del aula de tecnología, que después de pasar Norris por ella parece el aula de charcutería o el tío que drogado se sube al palo de la bandera y tras caerse y quedarle la pierna doblada por detrás de la cabeza y salírsele un trozo de cerebro por la nariz pregunta una: «¿Está muerto?» A ti qué te parece, nena. ¿Has visto mucha gente viva así?

Peliculón. Por cierto, el tema central de la peli lo interpreta Alice Cooper, así que no sé a qué estáis esperando para verla.


El club de los cinco (1985)

Esta es mucho más relajada pero es un peliculón también. Cinco chavales muy diferentes son castigados un sábado. Tenemos todos los estereotipos que os podáis imaginar: el cerebrito, el malote, la pija, el deportista y la tía rara. Lo mejor de esta peli es que prácticamente sin salir del aula de castigo y sin abandonar el tono de comedia que tiene, los personajes se van abriendo a sus compañeros para al final del día terminar siendo grandes amigos.

Dirige el también mítico John Hughes y tiene un reparto muy interesante con Emilio Estévez, Anthony Michael Hall y Molly Ringwald. Una de las mejores comedias adolescentes que podáis encontrar y con toques bastante profundos en algunos momentos como la discusión sobre si el qué dirán les dejará seguir siendo amigos el lunes.


El rector (1987)

Estoy babeando el teclado sólo con recordarla. Esta es una con las que más me descojono. Aquí, Jim Belushi la ha cagado en su anterior curro y le mandan a Brandel, el peor instituto de todo EE.UU., cómo no. El jefe del instituto es Victor Duncan, un negrata que tiene también una red de drogas. De hecho, toda economía fructífera debería sustentarse sobre una buena red de drogas y no en el ladrillo. Y esto no lo digo yo, lo dicen los mejores economistas del mundo. ¿Que no?

Nada más llegar Belushi flipa con el panorama. Peña fumando en los pasillos, pasando droga en los lavabos, un detallito que me encanta que es la peña escuchando rap con el típico radiocassette de 40 kilos al hombro, profesores a los que se la suda todo y, lo más importante, no hay ni dios en clase.

Y hete aquí, que Belushi reúne a los alumnos del insti en el auditorio y les da un discurso que quedará para la historia del cine:

—Sólo voy a deciros dos palabras: Se acabó.

Y responde uno:

—Pues yo voy a decirte a ti cuatro: A tomar por culo.

Buff, amigo, mala idea tocarle los cojones a Belushi el primer día de clase.

Como pasa siempre en este tipo de pelis, Belushi revolucionará el insti a base de mano dura y cojones y le plantará cara a Victor Duncan, cosa que traerá consecuencias. A un alumno que poco a poco se hará amigo del rector más cachondo de la historia le dan una paliza de las que si eres blanco pareces negro y si eres negro como en este caso pues… te jodes. También le darán una paliza a Belushi, estarán a punto de violar a una profe (esto lo evita Belushi subiendo a clase en moto por los pasillos) y le descuajeringan —qué bonita palabra— la moto a nuestro rector favorito. Afortunadamente, unos mexicanos tienen un taller de tuning, —pero tuning del bueno, del de coches que botan a ritmo de rap— y le harán un trabajito fino fino en la moto, con grafitti de «El principal» incluido y todo.

Al final Belushi se sale con la suya y para el recuerdo quedan escenas míticas como el Colacao que se prepara con cerveza en vez de leche, ese sí es el desayuno de los campeones.


Escuela de jóvenes asesinos (1988)

Aquí tenemos una comedia negra, qué coño una, la mejor comedia negra de la historia. Protagonizada por Wynona Ryder y Christian Slater es un no parar de reír gracias a sus divertidos diálogos, sus originales asesinatos y a que da palos a todo el mundo, que en lenguaje gafapasta sería que es una ácida crítica de la sociedad.

Veronica (Wynona Ryder) es amiga de un grupito de pijas insoportables conocidas como las Heathers porque las tres se llaman igual. El caso es que poco a poco va viendo que sus queridas amigas son unas gilipollas y con la llegada de J.D. (Slater) al insti la cosa se descontrola. Juntos planean gastarle una broma a Heather I pero se les va la mano y la pobrecilla muere (lo de pobrecilla es un decir, desde que aparece en pantalla estás deseando que muera entre terribles sufrimientos). El caso es que le cogen gustirrinín a esto de matar —hay que reconocer que una vez que lo pruebas mola, eh…, olvidad eso— y deciden seguir eliminando al resto de gilipollas del insti, con una salvedad, y es que J.D. considera a todo el mundo gilipollas.

A J.D. además no le basta con matar, es un artista. Modifica las escenas del crimen para que la policía interprete lo que a él le interesa y la verdad es que tiene mucha gracia el cabrón porque la escena en la que hace creer a todo el mundo que los del equipo de futbol son maricas y el padre grita en el entierro: «¡Quiero a mi hijo gay!», es despollante.

Esta brutal comedia es alucinante, se ríe de todo y de todos y en su estreno fue un fracaso, vamos, que tiene todos los ingredientes para ser película de culto. Si no la habéis visto, os estáis perdiendo un peliculón.

Y con esto llegamos al final de esta primera parte de violencia en los institutos. Próximamente más, o como dicen en las series con categoría To be continued...

21 comentarios:

  1. Respecto a "Rebelión en las aulas" y Sidney Poitier, siempre me gustó más "Semilla de maldad" de 1955 que tenía más mala leche. "Curso 1984" hace una eternidad que no la veo, por temor a que haya envejecido.

    ResponderEliminar
  2. Hola! Empecé a leer tu post y pensaba hacer un largo comentario explicando como, aunque transcurren en institutos, muchas pertenecen a géneros completamente distintos del de instituto conflictivo y no deberían ser incluidos en un artículo sobre tan hormonal género (puestos a poner se podría incluir hasta Calles Salvajes). Luego pensé que eso me haría parecer un maniático obsesivo y perdería parte del sex-appeal que me caracteriza.

    Pero lo cierto es que soy un maniático obsesivo y hago todo lo que puedo para que no se note. Así, en un esfuerzo heroico, no voy a ponerme a señalar que película encaja con cual y cuáles no encajan. Simplemente diré que muy bien, procuraré tomarme la medicación y no pasarme la noche despierto dándole vueltas al asunto. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. De institutos conflictivos y manga vi no hace mucho Crows zero y ahí no se dejan de dar de leches; una peli que no me convenció nada de nada (tal vez ponga dentro de poco un comentario sin explayarme).
    De las que comentas guardo buen recuerdo de la de Poitier, Rebelión en las aulas. También vi El club de los cinco y El rector, pero a penas me acuerdo, y lo poco es de no guardar especial buen recuerdo.
    Aunque pones como referente Curso 1984 no creo que me atreva con ella, y más siendo del mismo director que Commando ;-P Es coña, Einer, seguramente me ponga con ella. La pones demasiado bien, pero lo haré sin esperarme nada bueno; igual me llevo una grata sorpresa, esas que tanto gustan.
    La de Escuela de jóvenes asesinos, sin embargo, sí que me suena bien y procuraré verla.
    Un saludo, Einer, muy buena entada. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. Pepe, Semilla de maldad no la he visto así que me la apunto. La de Poitier es la que más ha envejecido de las que pongo hoy, en cambio Curso 1984 sigue siendo muy impactante. No creo que un nuevo visionado te decepcione lo más mínimo.

    Un saludo.

    Raül, no te lo tomes al pie de la letra, son sólo películas que transcurren en institutos, lo que pasa es que las que más me gustan son las que tienen violencia a mansalva y alumnos psicópatas. La única que se sale del molde es El club de los cinco, que de violencia no tiene nada, pero que la he puesto porque es una comedia que me gusta mucho. Heathers también se saldría un poco del molde pero asesinatos tiene varios y como también me mola, pues la meto. No le des vueltas al tema porque en la segunda parte del post habrá otras que verás que tampoco encajan.

    Un abrazo.

    Javi, Crows Zero va en la segunda parte de este post así que no te cuento todavía mi opinión. Rebelión en las aulas me parece una peli muy bonita, se ha quedado un poco obsoleta en algunas cosas pero es una peli que me sigue emocionando.

    Curso 1984 no piensen que es como Commando, ya sabes que a mí me gusta Commando por lo tonta y violenta que es y porque me la tomo con humor, pero Curso 1984 es alucinante, sigue siendo superviolenta y te la recomiendo abiertamente.

    Escuela de jóvenes asesinos dependerá mucho de si te hace gracia el humor negro de la peli. De las que he puesto hoy es claramente la mejor junto con Curso 1984. Buah, es que Curso 1984 es mítica. En serio, tío, tienes que verla.

    Bueno, ya, un saludo, Javi, que me estoy emocionando. XD

    ResponderEliminar
  5. Hace un par de meses vi Curso de 1984, y realmente me gustó. Sobretodo ese final en plan videojuego, cuando el profe Norris se carga a los malosos de uno en uno como si fuesen Bosses finales.
    Y sobre El club de los cinco solo puedo decir: Don't you
    Forget about me
    Hasta otra.

    ResponderEliminar
  6. Dirty Cinema hundred percent, Ouh yeah! Ya tenía ganas de ver la de Wino Y Slater, pero ya no me queda más opción que verla. Hoy que vagueo, cae.

    ResponderEliminar
  7. Dirty! Te dedico una canción muy Dirty. Está en mi top 5. http://www.youtube.com/watch?v=4zOMNmuQj_s

    ResponderEliminar
  8. De todas estas pelis solo El Club de los Cinco es mítica y vale la pena, las demás para mi gusto están muy por debajo, aunque en su época alguna si la disfrutase, pero hoy están desfasadas.

    ResponderEliminar
  9. Ya la he visto. Me ha gustado, pero sobre todo la primera parte. Y sí, es un descojono, y Slater está fantástico.

    ResponderEliminar
  10. http://cleclos.blogspot.com/2011/03/crows-zero.html

    ResponderEliminar
  11. Kinski, el final de Curso 1984 está muy bien pero hay una cosa que todavía no he llegado a entender: ¿Por qué el tío al que quema se queda parado cuando parece que se había dado cuenta de la jugada? Pero salvo me parece descojonante.
    El club de los cinco es una peli mítica.
    Un saludo.

    yosónico, suerte tú que puedes vaguear. ;D Me dedicas una canción de Dirty, mil gracias. No está en mi top 5 pero me mola.

    Veo que ya has visto Heathers y te ha gustado, especialmente Slater, ¿no?, pillín. Me alegro.
    Acabo de leer lo que pones de Crows Zero y la verdad es que coincidimos en casi todo, aunque ya me explayaré yo esta semana. Curiosamente las dos últimas pelis que he visto de Miike son La felicidad de los Katakuri y Crows Zero y no son precisamente de sus mejores.
    Un abrazo.

    Cabrero, por lo menos estamos de acuerdo en El club de los cinco. Yo la única que veo realmente desfasada es Rebelión en las aulas, pero Curso 1984 o Escuela de jóvenes asesinos me siguen pareciendo cojonudas. El rector, pues bueno, es una peli a la que le tengo un carño especial y que me hace mucha gracia, pero no es que esté desfasada es que realmente como peli de acción nunca fue nada del otro mundo. Si te gusta Belushi la disfrutas y si no es una peli de usar y tirar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Me s'olvidaba recomendarte una peli con mucha miga: Min bedste fjende.
    Tienes mas detalles aquí: http://cargamaldita.blogspot.com/2011/02/min-bedste-fjende-de-oliver-ussing-2010.html

    Autobombo puro y duro.

    ResponderEliminar
  13. Es una temática interesante. Me acuerdo de cuando me tocó dar el salto del cole al instituto y veía algunas de estas películas y "Al Salir De Clase", que le pregunté a mi madre asustado si me iba a encontrar con estas cosas:)
    He visto algunas de las que has puesto, pero mis favoritas creo que son las que están por venir en tu segunda tanda.

    ¡Saludos y a seguir así!

    -Víctor Hugo de Du-dum-dum.

    ResponderEliminar
  14. Kinski, no la he visto pero un niño que se llama Alf no es para pegarle, es para hacerle un monumento a los padres. Me la estoy bajando, a ver qué tal.

    yosónico, sólo un poquito.

    Victor Hugo, a ver si son las que estás esperando. Afortunadamente los institutos de verdad no son como los que vemos en las pelis americanas que son una mezcla entre Mad Max y una peli de Christopher Lambert.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Desde luego, Einer, la fotografía no tiene desperdicio. Vaya leche se ha tenido que pegar, ¡lleva media cara morada!!!

    ResponderEliminar
  16. Jajaja, qué va, Marcos, es que van de punkos y se han maquillado. Todavía no les habían atizado.

    ResponderEliminar
  17. Estupendo post! Los dos primeros títulos fueron míticos en mi adolescencia.
    Un sub-género que siempre me ha gustado, sobre todo a raíz de Semilla de maldad, con Glenn Ford viéndoselas con una panda de indeseables adolescentes....

    ResponderEliminar
  18. Quimérico, pues a mí es un género que siempre me ha gustado también y sin embargo tengo pendiente Semilla de maldad, pero pronto caerá.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. las he visto todas, para mi gusto la mejor es el rector. y un detalle que no suelen tener en cuentas estas peliculas y estaria bien incluir, a menudo a los padres les importa poco la conducta y educacion de sus hijos gamberros. aunque esto ya seria entrar en el tema social.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails