15

Maniac (1980)

Maniac (1980) Tít. orig.: Maniac Dir.: William Lustig Gui.: Joe Spinell, C.A. Rosenberg Int.: Joe Spinell, Caroline Munro, Tom Savini, Abigail Clayton, Kelly Piper Dur.: 87 min.

Siguiendo los pasos que habían marcado películas como Black Christmas (Bob Clark, 1974) o Halloween (John Carpenter, 1978), en 1980 se estrenó Viernes 13 (Friday the 13th, Sean S. Cunningham), que se convirtió en un éxito inmediato, dando así el pistoletazo de salida a la fiebre del slasher que unos años después acabaría saturando el mercado.

Pero ese mismo año, vio la luz una película que era diferente a todas estas: Maniac, de William Lustig. Y es diferente básicamente porque desde el primer momento sabemos quién es el asesino, ya que lo importante no es descubrir su identidad sino acompañar a Frank Zito en un sórdido viaje que nos llevará a descubrir por qué alguien se levanta cada día para asesinar mujeres, cortarles las cabelleras y colocárselas a unos macabros maniquíes. Es decir, no se trata de explotar ni glorificar la figura del asesino, sino de ver el día a día de una mente enferma, de ver el mundo a través de los ojos de un psicópata.

Joe Spinell se encargó de dar vida a la película, primero escribiendo el guión junto a C.A. Rosenberg, para el que se documentó leyendo sobre los casos más conocidos de asesinos en serie, y después interpretando al psicótico Frank Zito en la que es, sin duda, una actuación memorable.

El escaso presupuesto inicial (6.000$ del sueldo que Spinell recibió por A la caza [Cruising, William Friedkin, 1980]; 12.000$ de Garroni y unos 30.000$ que tenía ahorrados Lustig de las pelis porno que hizo) hizo que la película se tuviera que rodar en 16mm (con el consiguiente grano al pasarla a 35) y que algunas escenas hubiera que rodarlas en una sola toma, ya que tampoco disponían de permisos. Afortunadamente, esto se tradujo en una ambientación realmente malsana y perturbadora.

Lustig consigue, además, incomodar al espectador desde el primer momento en que nos muestra la vida que lleva Frank en ese apartamento, un auténtico cuchitril con una decoración llamativa, maniquíes manchados de sangre, y el constante sonido de las goteras y el ruido del tráfico en la calle.

Pero lo que hace verdaderamente buena esta película es el impresionante retrato que hace Spinell de Frank Zito, presentándonos con total realismo a un psicópata cargado de traumas y que en los primeros minutos del film parece actuar impulsado por la realidad esquizoide en la que vive. Sin embargo, a medida que avanza la película, observamos que es capaz de matar no sólo por impulso sino trazando planes a largo plazo y relacionándose de manera absolutamente normal con la gente, especialmente con Anna D'antoni, la fotógrafa que interpreta Caroline Munro.

Esta relación es uno de los puntos más comentados de la película ya que muchos consideran que un tipo no especialmente atractivo como Frank Zito difícilmente podría ligarse a Anna. Sin embargo, siempre he pensado que esta relación es bastante anormal (más allá de lo evidente). En primer lugar, cuando Frank entra en el apartamento de Anna, como buen psicópata que es, se muestra interesado por sus fotografías, pero viendo estos trabajos y la posterior sesión fotográfica, siempre he tenido la sensación de que Anna es lesbiana y lo único que le atrae de Frank es ese aparente interés mutuo por el arte. Por otra parte, creo que Frank, consciente o inconscientemente, trata de sabotear la relación cuando le regala el peluche, algo similar a lo que hace Travis en Taxi Driver cuando lleva a Betsy al cine porno, aunque no de manera tan descarada.

A todo esto hay que sumar también unos excelentes efectos especiales a cargo de Tom Savini, que incluso tiene el detalle de matarse a sí mismo en una escena extraordinaria que, cómo no, se rodó en una sola toma.

A propósito de esto, me resulta muy gracioso que esta película fuese duramente criticada en la época acusándola de ser misógina y de hacer explotación de las mujeres. Bien, 30 años después, si le preguntas a cualquier fan de la película cuál es su asesinato preferido o más recordado seguramente responderá que el de Tom Savini. Pero que se le va a hacer, si esos mismos críticos después alabaron una película como Henry, retrato de un asesino (Henry: Portrait of a serial killer, John McNaughton, 1986), que es prima hermana de esta.

Por último, la película cuenta con un buenísimo y delirante final que incluso deja la puerta abierta a una segunda parte, que nunca llegó a rodarse ya que Joe Spinell falleció. Aun así dejó grabada una escena que ha sido titulada Mr. Robbie: Maniac 2, que suele venir como extra en todas las ediciones del film. Otro motivo más para ver está excelente, cruda y realista película.

15 comentarios:

  1. Hummmmm..... la buscaré, aunque tenga esa comparación con ese despropósito de Henry XDD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según lo escribía me acordé precisamente de que no te gusta Henry y pense: «Ya sé de uno a quien no le va a gustar Maniac», ja ja.

      Si al final la ves, cuéntame.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. A mí también me llama mucho la atención como muchos críticos que alabaron Henry destrozaron Maniac. Esta claro que fue una película adelantada a su tiempo. En ese sentido resulta muy divertida la sección "furia en los medios" del segundo disco de la edición en Blu-ray que hiciera Blue Underground y ver a todos esos críticos y amas de casa enfebrecidas (le dediqué un post a una de las principales voces que atacaba la película que luego fue condenada por asesinato, así que una de las principales voces que organizaba boicots contra la peli era, de hecho, ¡una asesina!). Un clásico (¿no habíamos hablado ya de ella?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartimos edición, entonces. Es un descojone esa sección, con la peña protestando en la calle, la vieja subida a la escalera pintando el cartel con el rodillo y los adolescentes en la puerta del cine diciendo que sólo es una película. Increíble lo de la tía que comentas. Leí el post pero creo que no comenté. Y sí, me suena haber hablado ya de la peli o en tu blog o en el de Gonzo o a lo mejor en otro sitio, ahora no recuerdo. Clasicazo.

      Eliminar
    2. También conservo la primera edición en DVD de Blue Underground porque contiene un curioso easter egg en el que se oye a William Friedkin hablando maravillas de Maniac, parece un outtake de un comentario para otra peli de Blue Underground (al fin y al cabo William Lustig es uno de los jefes de ahí según tengo entendido).

      Eliminar
    3. El bueno de Friedkin... Uno de los pocos que defendió la peli en su momento, según tengo entendido. Haces bien en conservar esa edición.

      Eliminar
  3. Esta película es acojonante, la vi el año pasado haciendole a caso a Lazoworks y todavía no me he recuperado de la impresión.
    Ya se ha hecho un remake con Frodo... digo... Elijah Wood como Frank Zito (no encaja ni a tiros en el papel) a ver que sale.
    Te recomiendo Vigilante, tambien de Lustig.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Han hecho un remake con Elijah, sí. A mí me gusta mucho como actor, pero Maniac funciona en buena parte por Spinell, así que muy bien lo va a tener que hacer Frodo para que salga algo bueno. Yo en principio iré a verla cuando la estrenen, suponiendo que el palo del IVA no sea espectacular.

      Ya tengo el Blu-ray de Vigilante en casa esperando, así que próximamente caerá.

      Eliminar
  4. Tiene todos los elementos para pasar una buena tarde cinefila y una larga noche en vela de la impresión. No la he visto, espero que no este descatalogada. El cartel de la pelí es genial.
    Muy buena tu critica de la película, sabes mucho de cine, ¿eh?
    Saludos
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, gracias por el cumplido.

      En cuanto a Maniac, es una peli que tiene muchas ediciones buenas. En USA tienes una de Blue Underground en Blu-Ray muy buena y aquí en España me consta que está editada en DVD. No es muy difícil de conseguir. Y el cartel me encanta. ;D

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Vaya Einer, desconocía esta película. es curioso meterse en la mente de este psicópata adicto a los maniquíes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tiene costumbre peores, ja, ja. Si la ves me cuentas. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Era ir leyendo y pensar en Henry, retrato de un asesino. Al final lo citas y la relacionas. Esta vez no me falló demasiado la intuición.
    La peli me sonaba bastante pero no relacionaba la época. Tal vez le de una oportunidad un día que quiera ver algo con emociones fuertes, crudas.

    Un saludo, Einer. Muy buen post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Henry, tiene mucho de esta, pero, aunque ambas me gustan, creo que me gusta un poquito más Maniac. Emociones muy muy fuertes.

      Un saludo, Javi.

      Eliminar
  7. Talvez sea ese tono casposo y deslavazado tan deudor
    de la segunda mitad de los 70 que rezuma (o más bien supura) el film.
    Y qué decir de Spinell...inconmensurable!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails